Cáncer


Descripción de la patología

cancer_cells
Las células cancerosas pueden considerarse como células propias alteradas que han escapado a los mecanismos de regulación normal de crecimiento. Estas células dan lugar a clonas que pueden alcanzar un tamaño considerable con producción de un tumor o neoplasia.
Cuando las células normales se convierten en células cancerosas, algunos de los antígenos de sus superficies cambian, los cuales al desprenderse incitan la acción de parte de los defensores inmunes incluyendo las células Natural Killer NK y los macrófagos. En consecuencia, la transformación celular desencadena una respuesta inmunitaria, la cual se encarga de evitar transformaciones neoplásicas. Por tanto, los tumores se desarrollan cuando el sistema de vigilancia inmune se daña o está parcialmente suprimido.
La acción de la Micoterapia reside justamente en recuperar este principio de inmunovigilancia, manteniendo en estado de alerta a las células patrulladoras del sistema inmunitario, proporcionando vigilancia continua, eficaz y capaz de atrapar y eliminar las células que experimentan una transformación maligna.
Los β-glucanos presentes en los hongos poseen capacidad para estimular la inmunidad innata que desempeña una función de primer orden en la destrucción de células transformadas.

Protocolos

Protocolo de tratamiento


El protocolo de tratamiento es aquel que se lleva a cabo durante la fase aguda de la enfermedad. La complementación mediante extractos fúngicos es compatible con otros tratamientos oncológicos comunes como quimioterapia y radioterapia, pudiendo actuar como coadyuvante de estos sin generar interacciones.
Duración: está íntimamete ligado al pronóstico, del estadio, así como a otros tratamientos alopáticos a los cuales se vea sometido el paciente.
IMPORTANTE: esta base se complementa con el hongo específico a cada displasia, por lo que resulta esencial consultar el protocolo de cada uno de los cánceres específicos (Ver patologías oncológicas).
Para ajustar la dosis a las necesidades específicas de cada patología existen nuevas formulaciones que integran los compuestos bioactivos de los hongos, productos únicos que contienen altas concentraciones de extracto puro y polvo estandarizados de producción ecológica certificada.
De este modo, se favorece de manera significativa la administración simultánea de varios extractos en una toma simple por parte del paciente, facilitando así su ingesta en aquellos que presentan limitaciones específicas y garantizando la completa administración del producto.
Nueva fórmula Mico-Onco: extracto ecológico de Ganoderma lucidumAgaricus blazeiGrifola frondosa y fruto de Myrciaria dubia.

Efectos secundarios comunes tratados con Mico-Onco:

  • Náuseas

  • Vómitos

  • Alteraciones digestivas

  • Astenia

  • Riesgo de infecciones

Pautas para una correcta administración de las nuevas formulaciones:
Dosis diaria recomendada (durante la primera semana): 1 vial + 1 cápsula / 24 h. Tomar en ayunas antes del desayuno o comida (o según prescripción médica).
Dosis diaria recomendada (segunda semana y posteriores): 1 vial + 1 cápsula / 12 h. Tomar en ayunas antes del desayuno y  cena (o según prescripción médica).
Si ya está tomando los extractos de hongos:
Dosis diaria recomendada: 1 vial + 1 cápsula / 12 h. Tomar en ayunas antes del desayuno y cena (o según prescripción médica).
Modo de empleo:

  1. Abrir el vial por la zona marcada e ingerir. Agitar antes de usar.
  2. Extraer la cápsula del envase e ingerir con un poco de agua.

Extracto Propiedad Mañana Tarde Noche
Mico-Onco Adaptógeno
Antitumoral
Antiangiogénico
Antimetastásico
Inmunomodulador
1 0 1

Protocolo de prevención y mantenimiento

Extracto Propiedad Mañana Tarde Noche
Askorbato K-HdT 1 0 0
Mico-Corio PSK 2/6

En este tipo de patologías lo que se busca es un complemento que consiga mejorar la calidad de vida del paciente así como un aumento de su supervivencia.
Se ha demostrado que el uso de los hongos como coadyuvante en el tratamiento de quimioterapia o radioterapia de primera línea no interfiere en la efectividad del tratamiento clínico protocolizado. Existen numerosos estudios que demuestran la compatibilidad de la Micoterapia con los tratamientos quimioterapéuticos como son el caso de taxol con extracto de Agaricus blazei o de Lentinus edodes [Ahn et al., 2004; Okuno y Uno, 2011], carboplatino y VP16 (etoposide) con extracto de A. blazei [Ahn et al., 2004], cisplatino con extracto de L. edodes y con lentinan, un beta-glucano obtenido de L. edodes [Hirose et al., 2007; Ina et al., 2011], placlitaxel con lentinan [Kubota et al., 2009], irinotecan, 5-fluorouracil y levofolinato con extracto de L. edodes [Okuno et al., 2011]. También se ha demostrado la eficacia de Ganoderma lucidum para reducir la nefrotoxicidad de ciertos quimioterápicos como el cisplatin [Kao et al., 2013 ].
Los hongos no solo presentan una falta de interacción medicamentosa con los tratamientos clínicos convencionales sino que además poseen una sinergia mejorando la actividad de los mismos y la adherencia al tratamiento del paciente que al ver mejorada su calidad de vida y reducirse los efectos secundarios permiten que se completen los ciclos de tratamiento hospitalario.
Mayell 2011

Disminución de los efectos secundarios de la quimioterapia utilizando G. frondosa [Mayell, 2001].
La absorción de los fármacos convencionales es a través de citocromos hepáticos que no coinciden con los citocromos que intervienen en la asimilación de los preparados fúngicos, como el citocromo P450. Hifas da Terra posee extractos de hongos propios que han sido validados por diversos estudios científicos en cuanto a efectividad y a ausencia de interacción con los citocromos que involucran otros fármacos. Se ha demostrado que estos extractos presentan una posibilidad baja de interacción in vivo con otros medicamentos que se metabolizan a través del citocromo P450 [Fundación Medina].
Por lo tanto, la Micoterapia es un tratamiento de inmunoterapia natural sin efectos secundarios que es fundamental para la recuperación del paciente tanto en primera línea de tratamiento como para evitar recidivas en prevención o en mantenimiento de largos supervivientes.
Los beneficios de la Micoterapia en el tratamiento contra el cáncer reside en la capacidad de las moléculas bioactivas de los hongos de actuar en distintos frentes [Patel et al., 2012]:
– Los extractos de hongos contribuyen a paliar los efectos secundarios producidos por los tratamientos convencionales como la quimioterapia o la radioterapia [Mayel 2001; Ahn et al., 2004; Ohno et al., 2013].
– Los polisacáridos de los hongos han mostrado efecto inmunoestimulador de diferentes tipos celulares del sistema inmune del propio organismo, lo que potencia las defensas naturales contra el cáncer [Rajasekar et al., 2008]. Los hongos poseen capacidad para mantener un elevado nivel de linfocitos, esencial para detectar y contribuir a la eliminación de células metastásicas. Sus efectos sobre el aumento en linfocitos T o células NK se ha demostrado en diversos estudios, en coadyuvancia con la QT o RT [Mizuno et al., 1998, Kodama et al., 2002].
– Igualmente, el interés de la Micoterapia se extiende a la actividad citotóxica directa que presentan algunos extractos de hongos sobre diferentes tipos de células tumorales [Nguyen et al., 2015; Elbatrawy et al., 2015]. Diversos triterpenos han mostrado efecto citotóxico frente a líneas celulares cancerígenas [Gao et al., 2002] y otras moléculas, entre ellas polisacáridos, que han mostrado efecto proapoptótico de células cancerígenas [Müller et al., 2006; Wu et al., 2012].
– Diversos extractos de hongos poseen efecto antiangiogénico, es decir, inhiben la formación de vasos sanguíneos, lo que puede contribuir a comprometer el crecimiento de tumores [Kimura et al., 2004; Nguyen et al., 2015]. También se ha estudiado el efecto antimetastásico de ciertos componentes de los hongos [Kimura et al., 2004].
– Ciertos compuestos de los hongos (polifenoles, polisacáridos, vitaminas, carotenoides, minerales, esteroles, etc.) poseen efecto antioxidante que constituyen un mecanismo de defensa frente al daño oxidativo, evitando que un exceso de especies reactivas de oxígeno (ROS) dañen las células (Korzarski et al., 2015). También los extractos de ciertos hongos han mostrado efecto antimutagénico [Notoya-Menoli et al., 2001; Souza-Paccola et al., 2004]
Varios estudios han demostrado la acción antitumoral de diferentes componentes de Ganoderma lucidum (Reishi) (polisacáridos, triterpenos y esteroles) frente a líneas celulares de cáncer cérvico-uterino (HeLa), cáncer de mama (MCF-7), cáncer de pulmón (A-549), cáncer de hígado (Hep G2), leucemia (P-388), cáncer de piel inducido en ratones, etc. [Akihisa et al., 2007; Wu et al., 2001; Kimura et al., 2002; Raj et al., 2015]. También se ha determinado su efecto antiangiogénico en cáncer de próstata [Stanley et al., 2005]. Asimismo, se ha determinado que los efectos antitumoral y antimetastásico de triterpenos de Ganoderma lucidum pueden ser debidos a la inhibición de la angiogénesis inducida por el tumor [Kimura et al., 2002]. Los polisacáridos, especialmente los beta-glucanos han mostrado poseer efecto antitumoral a través de su efecto inmunomodulador y antiangiogénico [Boh et al., 2007]. Estos polisacáridos también poseen efecto antioxidante y reducen el daño celular causado por mutágenos [Boh et al., 2007].
Por otra parte, Agaricus blazei (Champiñón del Sol) es uno de los hongos más potentes para la regulación de la respuesta inmune debido a su contenido en proteoglucanos y β-glucanos que son potentes estimuladores de macrófagos, células NK y neutrófilos [Hetland et al., 2008 y 2011]. Estudios en ratones revelaron que el extracto acuoso de A. blazei aumentó signifivativamente los niveles de inmunoglobulina G en suero, aumentó el número de células T en el bazo y elevó la capacidad fagocítica en comparación con el grupo control. El consumo de A. blazei se asoció también con un aumento en la velocidad de proliferación de esplenocitos y en la secreción por esplenocitos del factor de necrosis tumoral alfa (TNF-α). [Chang et al., 2007]. El extracto de A. blazei ha mostrado un aumento de la actividad de las células NK en pacientes con cáncer ginecológico (endometrio, cuello de útero) [Ahn et al., 2004]. También se ha demostrado su eficacia en la mejora de los efectos secundarios asociados a la quimioterapia (falta de apetito, alopecia, inestabilidad emocional, debilidad general) [Ahn et al., 2004] y en la calidad de vida en pacientes oncológicos en remisión [Ohno et al., 2013]. Además, A. blazei posee una elevada capacidad para frenar la neovascularización de los tumores, representando así una importante estrategia en la terapia antineoplásica [Kimura et al., 2004].
La capacidad antimetastásica del extracto de Grifola frondosa (Maitake) ha sido ampliamente estudiada. Grifola frondosa actúa indirectamente inhibiendo la metástasis mediante su efecto estimulador sobre el sistema inmunitario [Svagelj et al., 2012] así como mediante la inhibición de la adhesión de células tumorales a células endoteliales vasculares [Masuda et al., 2008; Masuda et al., 2013]. Se ha estudiado su efecto citotóxico sobre líneas celulares de cáncer hepático (HepG2) y cáncer cervical (KB) [Park et al., 2012]. Hay estudios que sugieren que G. frondosa tiene la mayor actividad en la inhibición de crecimiento de tumores al administrarse tanto oral como intraperitonealmente [Nanba, 1997]. Además, de manera global, distintos autores afirman que la ingesta de extracto de G. frondosa también se traduce en una mejora de los síntomas en pacientes de cáncer [Ulbricht et al., 2009].


info@imispain.com
+34 986 917 360
Política de privacidad

© 2019 IMISPAIN

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies