Infección por Helicobacter pylori


Descripción de la patología


Helicobacter pylori es una bacteria Gram-negativa patógena del tracto gastrointestinal y es el principal agente etiológico de la gastritis crónica superficial y la úlcera péptica. Se sabe que el huésped desarrolla una respuesta inmune que no es efectiva en la eliminación de la bacteria, pero que puede tener un papel fundamental en la evolución de la infección hacia distintas formas clínicas muy variadas, desde una gastritis superficial leve a una ulceración gastroduodenal.
La bacteria Helicobacter pylori es uno de los patógenos humanos más prevalentes, infectando al 50 % de la población global. Provoca inflamación gástrica crónica que conduce al desarrollo de enfermedades gástricas graves como las úlceras pépticas, cáncer gástrico y linfoma del tejido linfoide asociado a mucosas. El tratamiento recomendado por el informe de la Conferencia de Consenso Maastricht IV/Florencia sobre Infección por Helicobacter pylori incluye el uso de dos antibióticos y un inhibidor de la bomba de protones. Sin embargo, en ciertos casos la ineficacia del tratamiento es elevada debido a la resistencia bacteriana a estos antibióticos (Malfertheiner et al., 2014).
La mucosa del estómago humano es el nicho ecológico conocido de H. pylori, donde secreta la enzima ureasa que metaboliza la urea en amoníaco y dióxido de carbono neutralizando el ácido gástrico. Los patrones moleculares asociados a patógenos (PAMPs) de H. pylori son débilmente reconocidos por los receptores de las células inmunes, induciendo comparativamente menor actividad endotóxica que otros patógenos bacterianos (Müller et al., 2001). Esta característica ayuda a la bacteria a evadir una respuesta inmune innata inicial y le permite colonizar la mucosa. La capacidad de establecer una infección crónica del H. pylori se debe a su especial virulencia basada en la capacidad para atravesar la mucosa gástrica y adherirse a receptores de superficie de la misma. Otra característica única de esta bacteria es su enorme variabilidad genética así como la gran importancia de la transferencia horizontal de genes en esta especie, incluyendo los que codifican la resistencia a antibióticos (Vale y Oleastro, 2014).

Protocolos

Protocolo de tratamiento


¡Atención!  Aunque se recomienda la toma de Askorbato K-HdT (vitamina C, extracto de hoja de olivo y extracto de uva) cinco minutos antes de la toma de los extractos Micosalud para potenciar el efecto de los principios activos, en personas con ciertas patologías digestivas es aconsejable evitar el uso de Askobato K-HdT. En estos casos se favorecerá la biodisponiblidad de los principios activos  tomando los hongos con agua caliente (infusión)
Duración del tratamiento: Hasta que remitan los síntomas.
Posología: El número de cápsulas por producto abajo recomendado, oscilará entre 1 y 3 al día, dependiendo de las características físicas del paciente (edad, peso y altura) y la severidad de la patología, a discreción del prescriptor.
Posteriormente es recomendable tomar una cápsula de cada una de las especies a modo preventivo durante un periodo no inferior a cuatro meses.

Extracto Propiedad Mañana Tarde Noche
Mico-Leo Regenerador del epitelio estomacal
Antibacteriano
2 0 0
Mico-Shii Antibacteriano 2 0 0
Mico-Rei Antiinflamatorio
Antibacteriano
1 0 1

Protocolo de prevención/mantenimiento


¡Atención!  Aunque se recomienda la toma de Askorbato K-HdT (vitamina C, extracto de hoja de olivo y extracto de uva) cinco minutos antes de la toma de los extractos Micosalud para potenciar el efecto de los principios activos, en personas con ciertas patologías digestivas es aconsejable evitar el uso de Askobato K-HdT. En estos casos se favorecerá la biodisponiblidad de los principios activos  tomando los hongos con agua caliente (infusión)
Duración del tratamiento: mínimo 4 meses

Extracto Propiedad Mañana Tarde Noche
Hericium 180 1 1 1

Para el tratamiento de la infección por esta bacteria se requiere una triple acción: inmunomoduladora, bactericida y regeneradora del sistema digestivo.
Los hongos son una fuente natural de compuestos bioactivos capaces de inhibir el crecimiento de Helicobacter pylori. De hecho, se han aislado de los hongos sustancias con mayor actividad que algunos antibióticos utilizados como tratamiento de primera línea en la infección por este patógeno como la claritromicina [Hassan et al., 1999].
Los hongos medicinales utilizados frecuentemente en la medicina tradicional china también presentan actividad inhibidora contra H. pylori en estudios in vitro. Extractos etanólicos de doce de estas especies mostraron actividad contra H. pylori, obteniéndose los mejores valores para extractos de Hericium erinaceus (Melena de león) contra nueve cepas de este patógeno [Shang et al., 2013].
Los estudios que justifican el gran interés del hongo H. erinaceus irían más allá de la actividad antibacteriana contra H. pylori. En estudios en modelos animales se demostró el efecto protector contra las úlceras epiteliales gástricas así como una reducción en el daño de la mucosa gástrica, disminución del edema y no infiltración de leucocitos de la submucosa [Abdulla et al., 2008]. Del mismo modo, el extracto acuoso de H. erinaceus también fue probado en modelos animales para testar su actividad gastroprotectora, reduciendo significativamente el área de la úlcera y protegiendo a la mucosa gástrica de lesiones en modelos animales [Wong et al., 2013]. Finalmente, en ensayos clínicos de doble ciego con pacientes afectados por gastritis atrófica crónica se demostró que H. erinaceus inducía alivio del dolor abdominal superior y displasia además de mejorar la infiltración inflamatoria [Xu et al., 1985].
Por otro lado, también el hongo Lentinus edodes (Shiitake) presenta actividad antibacteriana in vitro frente a H. pylori [Vattem et al., 2005]. Además, L. edodes presenta capacidad prebiótica descrita para los componentes polisacarídicos incluso a bajas concentraciones, estimulando la capacidad de ciertos microorganismos para promover efectos beneficiosos a nivel gástrico [Chou et al., 2013]. La capacidad prebiótica de esta especie podría tener un impacto indirecto en H. pylori, ya que algunas de estas bacterias beneficiosas que podrían ser promovidas, como Bifidobacterium bifidum, son capaces de ejercer un efecto antagonista sobre H. pylori e inhibir la adhesión a la mucosa por competencia [Chenoll et al., 2011].
Ganoderma lucidum (Reishi) posee también actividad inhibidora del crecimiento de H. pylori en estudios previos [Kim et al., 1996]. Los compuestos bioactivos presentes en G. lucidum presentan muchas propiedades medicinales, incluidas las que se relacionan con el tratamiento de las úlceras gástricas [Batra et al., 2013]. Asimismo, los triterpenos presentes en Ganoderma lucidum presentan capacidad antiinflamatoria [Xia et al., 2014]. La respuestas Th1 y el papel de la IL-12 son cruciales para la respuesta inmune específica contra H. pylori [Akhiani et al., 2002]. Por lo tanto, la modulación de la respuesta Th1/Th2 junto con la capacidad anti-inflamatoria de G. lucidum justifica su interés en el tratamiento de estos pacientes.


info@imispain.com
+34 986 917 360
Política de privacidad

© 2019 IMISPAIN

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies