1111111111111111111111111111
    11111111111111111111111111111111111111
  1. La cordicepina y sus efectos terapéuticos

    21111111111111111111111111111
    11111111111111111111111111111111111111

     
    image009-4
     
     
    La cordicepina es un nucleósido análogo de la adenosina, una purina endógena (producida por el propio organismo) y que está involucrada en numerosos procesos bioquímicos. Al tratarse de un análogo, algunos enzimas no serán capaces de discriminar entre ambos compuestos, por lo que la cordicepina, al poseer una estructura similar, puede participar en reacciones de interés.
    La cordicepina se extrae de los hongos del género Cordyceps y la encontramos como componente en concentración notable en Cordyceps sinensis y militaris, siendo ambas especies muy utilizadas en poblaciones asiáticas por las propiedades medicinales que se le atribuyen.
    El uso terapéutico de Cordyceps sinensis (como especie silvestre) se remonta a muchos años atrás, ya que, según la Medicina Tradicional China (MTC), en su forma desecada, está considerada como uno de los más apreciados remedios para la mejora del pulmón y el riñón, entre otros.
    En base a estudios centrados en sus efectos, hoy en día podemos atribuirle las siguientes propiedades de interés en la medicina:
    –       Antitumorales: en dosis bajas inhibe el crecimiento descontrolado y la división de células tumorales; en dosis altas impide la adhesión de las células entre sí. Ambos efectos comparten el mismo mecanismo subyacente: que la cordicepina interfiere en la síntesis proteica, ya sea en el proceso de transcripción (producción de ARNm) como en la traducción directa a proteínas (Wong YY et al, 2010).
    –       Antibacterianas: inhibe la síntesis de ARN bacteriano bloqueando la elongación, como en el caso del género Clostridium (Ahn YJ et al, 2000).
    –       Antidepresivas: se observó una mejora en el comportamiento de ratones inducidos a padecer depresión y estrés gracias a la regulación de dos proteínas: el factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF) y un receptor de la serotonina (Tianzhu Z et al, 2014).
    Además, existen resultados que sugieren que la cordicepina podría ser un buen complemento natural como tratamiento oncológico debido a su actividad inhibidora de PARP descubierta por Kim H et al en 2011.
    Hablamos pues de la cordicepina como un compuesto con gran potencial en biología molecular y que, en consecuencia, puede resultar de una gran utilidad clínica.

  2. 1111111111111111111111111111
    11111111111111111111111111111111111111
  3. El desarrollo de los procesos oncológicos, ¿qué falla?

    21111111111111111111111111111
    11111111111111111111111111111111111111

    Siendo el cáncer una de las enfermedades con mayor incidencia en nuestra sociedad, merece especial atención la explicación de las causas que lo generan. Todo comienza con una célula anormal que ha sufrido un cambio genético.

    Las células que conducen al cáncer pueden mostrar, en su mayoría, alteraciones en el ADN heredables, así como cambios que no afectan directamente a la secuencia del ADN, pero sí en la expresión de un gen. En general el cáncer no es causado por un solo evento, sino que resulta del efecto acumulativo de varios cambios independientes, por eso decimos que es una enfermedad multifactorial.

    Los tres agentes más importantes con efecto mutagénico son los químicos, las radiaciones ionizantes y los virus.

    En este punto podemos destacar la actividad de algunas setas medicinales consideradas antimutagénicas, como Champiñón del Sol (Agaricus blazei Murrill) y Maitake (Grifola frondosa). Estas setas neutralizan agentes oxidantes, los cuales pueden causar los daños celulares referidos, y favorecen un ambiente celular no propicio para la proliferación de las células dañadas.

    Cuando se ha producido una alteración en el ADN, lo normal es que actúen los mecanismos de reparación celular; pero estos pueden no ser efectivos, produciéndose la muerte celular por inviabilidad o bien la continuación del ciclo celular con la lesión genética presente. Para que estas células alteradas proliferen se precisan los llamados “promotores”, que son agentes externos que influyen en el desarrollo de la carcinogénesis como, por ejemplo, los disruptores hormonales o el humo del tabaco.

    En consecuencia, la célula dañada responde experimentando un crecimiento anormal; cabiendo la posibilidad de convertirse en tumor maligno.

     
    Cancer gov-espanol Que es cancer
     
     
     

    Bibliografía:

    –  Datos y cifras sobre el cáncer: http://www.who.int/cancer/about/facts/es/

    – Dr. Tomás M. Díaz Román y col. Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología, (1998). Factores etiopatogénicos y moleculares en la génesis del cáncer.

      Rev Cubana Oncol; 14(1):42-50

    –  Proliferación tumoral. Biocáncer 1, 2004: http://www.biocancer.com/journal/236/proliferacion-tumoral

     
     

  4. 1111111111111111111111111111
    11111111111111111111111111111111111111
  5. Importancia terapéutica de los triterpenos en Ganoderma lucidum

    21111111111111111111111111111
    11111111111111111111111111111111111111

    Si hablamos de Ganoderma lucidum, en ella podemos encontrar dos grupos principales de compuestos activos: los triterpenos y los polisacáridos, además de los derivados esteroídicos, lectinas y análogos de la adenosina.

    En general se relaciona la actividad anticancerosa con el contenido en triterpenos,  a la cual podemos añadir propiedades inmunomoduladoras, antiinflamatorias, hipoglucemiantes, hipolipemiantes y hepatoprotectoras.

    Triterpenos
    Ejemplos de triterpenoides activos de Ganoderma lucidum

    Los triterpenos son compuestos que se encuentran en la mayoría de los organismos, siendo un grupo abundante dentro del reino vegetal.  Son un tipo de lípidos no saponificables que se forman por unión de varias unidades de isopreno, concretamente 6.

    A día de hoy, en Ganoderma han sido aislados más de 80 derivados terpénicos, destacando los denominados ácidos ganodéricos que son compuestos específicos de dicho género. También los ganoderioles, ácidos ganolucídicos, ácidos lucidénicos y lanosteroles.

    Los efectos demostrados experimentalmente para los triterpenos de G. lucidum se pueden resumir en los siguientes puntos:

    – Actividad antiinflamatoria mediada a través de la inhibición de NF-kappaB y vías de señalización como la  AP-1.

    – Efectos citoprotectores previniendo la hepatotoxicidad mediante enzimas antioxidantes.

    – Efectos antiproliferativos mediante la inducción de daño en el ADN, la detención del ciclo celular en G1 y la apoptosis en células tumorales.

    –  Notable capacidad para proteger a las células normales del daño inducido por la radiación, lo que sugiere un potencial terapéutico especialmente en el campo de la radioterapia.

     
    Bibliografía:

    – Li B. et al.(2013) Protective effect of ganodermanondiol isolated from the Lingzhi mushroom against tert-butyl hydroperoxide-induced hepatotoxicity through Nrf2-mediated antioxidant enzymes. , 53, 317-24.

    – Li P. et al.(2013) Triterpenoids from Ganoderma lucidum and their cytotoxic activities. Nat Prod Res., 27(1), 17-22.

    – Wu GS. et al.(2012) Ganoderic acid DM, a natural triterpenoid, induces DNA damage, G1 cell cycle arrest and apoptosis in human breast cancer cells. Fitoterapia, 83(2), 408-14.

    – Dudhgaonkar S. et al.(2009) Suppression of the inflammatory response by triterpenes isolated from the mushroom Ganoderma lucidum. Int Immunopharmacol., 9(11), 1272-80.

    – Ríos-Cañavate J.L. (2008) Ganoderma lucidum, un Hongo con Propiedades Inmunoestimulantes. Revista de Fitoterapia, 8(2), 135-146.

     

     
  6. 1111111111111111111111111111
    11111111111111111111111111111111111111
  7. Por qué evitar los parabenos

    21111111111111111111111111111
    11111111111111111111111111111111111111

    La toxicidad potencial que tienen los productos que consumimos —ya sean alimentos o cosméticos— es un tema que afecta a la salud y que, por tanto, más preocupación genera. Los parabenos, por ejemplo, son sustancias no seguras y que, sin embargo, se emplean en la mayoría de fórmulas cosméticas.

    Lo que sabemos de los parabenos

    Son moléculas que pertenecen a una familia de alquil-ésteres del ácido para-hidroxibenzoico. Los más empleados son el metilparabeno, el etilparabeno, el propilparabeno, el butilparabeno  y el bencilparabeno .

     Se utilizan como conservantes antimicrobianos en una amplia gama de productos tópicos de uso cosmético, pero también terapéutico. De hecho, un estudio realizado en Suecia demostró que el 80% de las cremas hidratantes contenía este tipo de conservantes. Este uso también es habitual en el sector alimentario por lo que encontramos parabenos en alimentos y bebidas, así como en productos de uso diario como los champús, dentífricos, etc.

    Parabenos y cáncer

    La presencia de parabenos en cosmética representa un importante riesgo potencial pues se consideran cancerígenos. Interfieren en el equilibrio hormonal del cuerpo, es decir, actúan como disruptores endocrinos, con un comportamiento similar al de los estrógenos. Esta cuestión es especialmente preocupante en el cáncer de mama. Algunos estudios han demostrado la presencia de grandes cantidades de estas moléculas en los tejidos dañados de pacientes diagnosticadas con esta patología. Adicionalmente, los parabenos se han asociado a disminución de la fertilidad, toxicidad orgánica, aumento de la sensibilidad a daños causados por el sol, disfunción del sistema inmunitario y trastornos del desarrollo tanto en fetos como en bebés y niños.

     La exposición a parabenos también se ha relacionado con diversos casos graves de dermatitis alérgica.

    Disruptor endocrino
    Disruptor endocrino

    Las reacciones contra los parabenos

    Dinamarca, tras realizar varios estudios científicos, ha sido el primer país en prohibir cuatro tipos de parabenos en productos destinados a menores de tres años. Francia, por otra parte, ha aprobado la llamada Ley Lachaud, que prohíbe el uso de productos con parabenos, ftalatos y aquifenoles (principales disruptores endocrinos).

    Las alternativas

    Hoy por hoy es posible reducir los riesgos de la exposición a los parabenos pues tanto la industria cosmética como la farmacéutica han regulado las concentraciones permitidas o eliminado, directamente, esta sustancia de sus formulaciones (productos libres de parabenos).

    Bibliografía:

    – Zhang Z. et al. Inverse antagonist activities of parabens on human oestrogen-related receptor γ (ERRγ):in vitro and in silico studies. Toxicol Appl Pharmacol. 2013 Jul.

    – Crinnion WJ. Toxic effects of the easily avoidable phthalates and parabens. Altern Med Rev. 2010 Sep.

    – Boberg J. et al. Possible endocrine disrupting effects of parabens and their metabolites. Reprod Toxicol. 2010 Sep.

  8. 1111111111111111111111111111
    11111111111111111111111111111111111111
  9. Setas y prevención

    21111111111111111111111111111
    11111111111111111111111111111111111111

    SETAS Y PREVENCIÓN

    Glucanos
    Mecanismo celular de acción de los β-D-glucanos.

    A lo largo de la historia, las setas han sido consumidas en distintas culturas por sus propiedades para  beneficio de la salud. Precisamente, su alto contenido en componentes reguladores de la homeostasis  del organismo, así como una composición nutricional determinante, las convierte en esenciales para la prevención de las patologías que en la actualidad predominan en la sociedad, entre las que destacamos las de origen autoinmune, las cardiovasculares y los cánceres.

    Además de sus propiedades organolépticas, las setas comestibles son valoradas como alimento funcional. Contienen polisacáridos activos que en su mayoría pertenecen al grupo de los beta-glucanos (ß-glucanos) y son los responsables de las propiedades inmunorreguladoras asociadas a las setas. Activan el sistema del complemento y aumentan la actividad de macrófagos y células NK. También han demostrado poseer actividad antitumoral por su efecto protector frente a agentes genotóxicos potenciales y que pueden iniciar un proceso de carcinogénesis.

    Antioxidantes

    En su composición también encontramos compuestos polifenólicos —polifenoles y flavonoides— que son los principales responsables de sus propiedades antioxidantes, las cuales ayudan a prevenir enfermedades originadas por el envejecimiento celular. Estas propiedades también están asociadas a otros de sus componentes como el ácido linoleico y a  determinadas enzimas como la SOD, encargada de proteger el DNA celular del daño producido por los radicales libres.

     

    Vitaminas

    En las membranas celulares de los hongos, destacamos el contenido en vitaminas del grupo B —en concreto B2 y B— y D, así como en ergosterol, precursor de la vitamina D2. La vitamina B2 se relaciona con la producción de anticuerpos y de glóbulos rojos, mientras que la B3 está involucrada en procesos biológicos importantes como la producción de hormonas estrogénicas y testosterona y además ayuda a mantener la salud general de la piel. Todas las del grupo B son de rápida asimilación pero se liberan por la orina, por lo que debemos ingerir una cantidad mínima al día para evitar una deficiencia vitamínica. Por su parte, la vitamina D favorece la absorción de calcio y fósforo, lo que contribuye a la mineralización de huesos y dientes, ayudando a prevenir osteoporosis.

    Minerales

    En cuanto al contenido en minerales, las setas presentan una dosis importante:

    Yodo: mineral indispensable para el buen funcionamiento de la glándula tiroides

    Potasio: mineral necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso

    Fósforo: mineral que interviene en procesos de obtención de energía.

    Control de peso, IG y colesterol

    Además, las setas se caracterizan por su bajo aporte energético, por lo que son un complemento ideal en control de peso y prevención de la obesidad.

    Se ha demostrado la influencia de la ingesta de setas en algunos marcadores metabólicos —colesterol total, LDL, HDL, triaciglicéridos en ayunas, presión sanguínea— que potencialmente pueden reducir el riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular.  Además, su bajo índice glucémico las hace imprescindibles en dietas bajas en glucosas, lo que conlleva al tratamiento y prevención de la diabetes.

    Fibras

    Finalmente, su aporte de fibra no soluble favorece el efecto saciante y su capacidad para retener agua facilita la defecación, previniendo colitis y estreñimiento, y contribuye a reducir la absorción del colesterol y las toxinas.

    Fuentes:
    – “Anti Cáncer. Una nueva forma de vida.” Dr. David Servan-Schreiber. Editorial Espasa Libros, S.L.U. 2008.
    – Akramiene D. et al. Effects of beta-glucans on the inmune system. Medicina (Kaunas). 2007; 43(8):597-606
    – I. Palacios et al. Antioxidant properties of phenolic compounds occurring in edible mushrooms. INIA, Universidad de Navarra. Dpto. Fisiología y Nutrición. Food Chemistry 128 (2011) 671-678

     
  10. 1111111111111111111111111111
    11111111111111111111111111111111111111
  11. Falsos tópicos en la alimentación

    21111111111111111111111111111
    11111111111111111111111111111111111111

    Por todos es conocida la íntima relación entre el tipo de dieta, la cantidad de ejercicio físico realizado y la calidad de vida. Por ello, y frente a los problemas y patologías derivados, desde la OMS se han llevado a cabo intervenciones en Europa y U.S.A para fijar objetivos de ingestión de nutrientes y actividad física en un informe consensuado y redactado en Ginebra en el 2003 (1). En este sentido, es necesario desmitificar algunas afirmaciones relacionadas con la alimentación que cada vez están más extendidas entre la población. Destacamos las siguientes:

    1. Mezclar hidratos de carbono y proteínas engorda. No existe fundamento científico, ya que un alimento no engorda más por comerlo combinado con otro. Casi todos los alimentos contienen grasas, carbohidratos, proteínas y fibra mezcladas, por lo que el organismo está preparado para digerir esos nutrientes a la vez.

    2. Los alimentos integrales no engordan. Aportan más fibra que los refinados y tienen algunas calorías menos, por lo que, para el mismo peso simplemente engordan un poco menos. No obstante, se recomiendan para la mejora del tránsito intestinal porque contribuyen a reducir los niveles de glucosa y colesterol en sangre.

    3. Las monodietas adelgazan. No están promovidas ni avaladas por ningún organismo científico; se basan en comer únicamente un tipo de alimento por un período de tiempo. Su aporte calórico es tan bajo que se pierde peso de forma rápida pero no ayudan a crear hábitos alimenticios saludables. Son, además, peligrosas ya que no aportan los macro y micronutrientes necesarios para que el organismo pueda desarrolla sus funciones básicas con normalidad.

    4. El pan engorda y la miga más. El pan es un alimento básico en nuestra dieta y una fuente importante de hidratos de carbono, fibra, vitaminas del grupo B y minerales. Además, se ha demostrado que las personas que ingieren tres o más porciones de alimentos ricos en cereales integrales, tienen entre un 20 y un 30% menos de posibilidades de padecer enfermedades cardiovasculares que las personas que consumen menos cantidad.

    5. Las setas no son un alimento completo. Son ricas en fibra, aminoácidos esenciales, vitaminas del grupo B, ácido fólico, proteínas de tipo vegetal y con un bajo aporte de sodio, lo que las hace imprescindibles en dietas hiposódicas y en personas vegetarianas y veganas. Además aportan poca grasa y tienen grandes propiedades antioxidantes e hipocolesterolemiantes, entre otras.

    6. Es bueno saltarse alguna comida. El organismo ha de tener energía de forma constante y no pasar períodos muy largos entre comidas ya que aumenta el apetito y nos hará recurrir a alimentos más calóricos. Hay que fraccionar los alimentos en cantidades adecuadas, cinco veces a lo largo del día y de forma ordenada y lógica.

    PIRAMIDE-DIETA-MEDITERRANEA-800x589
    Pirámide Dieta Mediterránea

    En este sentido, algunas de las recomendaciones clave según la OMS son:

    • consumir cantidad suficiente y variada de frutas y verduras
    • incorporar la toma de productos integrales a la dieta diaria
    • tomar regularmente lácteos descremados o equivalentes
    • limitar la ingestión de grasas y aceites con alto contenido en ácidos grasos saturados y/o trans

     
     
     
     
    Fuentes:

    1. Diet, Nutrition and the Prevention of Chronic Diseases. Report of a joint FAO/WHO expert consultation. World health organization. Ginebra, 2003.
    2. Artículo de revisión. Victoria Eugenia Bolado García. Mitos en el tratamiento nutriológico de la obesidad y la diabetes mellitus. Nutrición Clínica 2002; 5(4): 267-71
    3. Martínez Álvarez JR y col. Recomendaciones de alimentación para la población española. Nutrición Clínica y Dietética Hospitalaria.
  12. 1111111111111111111111111111
    11111111111111111111111111111111111111
  13. Alimentos cardiosaludables en nuestra dieta

    21111111111111111111111111111
    11111111111111111111111111111111111111

    Las enfermedades cardiovasculares (ECV) son la principal causa de muerte en los países desarrollados.  Las cardiopatías están relacionadas con el estilo de vida y el tipo de alimentación que llevamos, por ello el consumo regular de ciertos alimentos es muy útil para el mantenimiento de nuestra salud cardiovascular, especialmente de aquellos que contienen fitoesteroles y fitoestanoles, moléculas que ayudan a controlar el colesterol y la absorción de grasas.
    Entre los alimentos imprescindibles en una dieta cardiosaludable destacamos: frutos secos , aceites vegetales (aceite de oliva virgen), pescado azul, frutas, verduras y hortalizas y, en menor medida, determinadas bebidas alcohólicas como el vino tinto ya que en su composición existen polifenoles de marcado efecto antioxidante como la sirtuina y el resveratrol, así como antocianos y vitaminas que ejercen acción protectora cardiovascular, siempre que se haga un consumo moderado.
    Concretamente, las frutas, verduras y hortalizas son pobres en materia grasa, proporcionan una amplia variedad de vitaminas, y son fuente fundamental de minerales y oligoelementos; además, al igual que los frutos secos, contienen sustancias fitoquímicas beneficiosas como los fitoesteroles y fitoestanoles, dos moléculas que interfieren a nivel intestinal en la absorción del colesterol procedente de los alimentos y de la bilis, resultando en unos menores niveles de colesterol en sangre (PJH Jones et al., 1997). Su estructura es similar a la del colesterol.
    fitoesteroles
     
     
    Podremos clasificar a las setas, como grupo alimenticio, junto con verduras y hortalizas. Poseen un alto valor nutricional e importantes cantidades de ácido linoleico y linolénico – grasas poliinsaturadas -, así como bajo contenido en grasas saturadas. En este grupo también encontramos vitaminas antioxidantes – carotenoides, vitamina C -, ácido fólico y  una importante relación de sodio/potasio (Na/K) que ayudará al control de la hipertensión arterial o HTA.
    Estudios científicos consultados demuestran que patrones dietéticos relacionados con la alta ingesta de frutas y verduras están asociados a menor riesgo de Enfermedades Cardiovasculares (ECV) e Hipertensión Arterial (HTA).
    Fuentes:
    http://www.fundaciondelcorazon.com
    http://www.karger.com/Article/Abstract/177875
    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12791614
    http://www.nrcresearchpress.com/doi/abs/10.1139/y97-011#.UuJcDRC0qUl

  14. 1111111111111111111111111111
    11111111111111111111111111111111111111
  15. La presencia de la enzima superóxido dismutasa (SOD) en las setas

    21111111111111111111111111111
    11111111111111111111111111111111111111

    La enzima superóxido dismutasa (SOD) es una de las sustancias activas presentes en las setas que destaca por frenar la acción de los radicales libres y minimizar el estrés oxidativo, causante de muchas de las enfermedades de la sociedad actual.

    animación de equilibrio para evitar estrés oxidativo

    Este proceso se caracteriza por un exceso de radicales libres en el organismo o por la no neutralización de estos por parte de los antioxidantes. Provoca una disminución de los sistemas de defensas mientras se produce un aumento de  la velocidad en la que se generan especies reactivas del oxígeno (ROS). Estas reaccionan químicamente con lípidos, proteínas, carbohidratos y ADN del interior de las células, pero también con componentes de la matriz extracelular, por lo que pueden desencadenar daños que provoquen la muerte celular.

    Estructura enzima

    La SOD, que tiene una amplia distribución en el organismo, fue identificada por primera vez en 1969 por McCord y Fridovich. Desde entonces se han descrito tres isoformas (producto de distintos genes) que catalizan la misma reacción: formación de peróxido de hidrógeno a partir de la combinación de hidrogeniones e iones oxígeno. Se trata de un grupo de enzimas metaloides, es decir, que contienen cinc y cobre en su sitio activo.

    Recientes estudios han confirmado el aumento en la actividad de la enzima SOD, incluso en presencia de enzimas gástricas, con la ingesta de distintas setas como Coriolus versicolorCordyceps sinensis, Ganoderma lucidum y Grifola frondosa.

    A pesar de todo, los radicales libres tienen importantes funciones en el organismo como intervenir en la fagocitosis, favorecer la síntesis de colágeno y activar enzimas de la membrana celular, entre otras. De ahí la necesidad de mantener un equilibrio evitando el exceso de radicales libres que pueden prevenir enfermedades como las neurodegenerativas y los cánceres.

    Bibliografía:

    ▪ Amin Karmali. Detoxificación – El Papel de la Nutrición con Hongos. Bio Division, Superior de Engenharia de Lisboa. Revista Clínica de Micología Enero 2012, Vol 3

    ▪ B. Lakshmi et alAntimutagenic activity of methenolic extract of Ganoderma lucidum and its effect on hepatic damage caused by benzo[a]pyrene. J. of Ethnopharmacology 107 (2006) 297-303

    ▪ Cap. Justo R. Venereo Gutiérrez. Daño oxidativo, radicales libres y antioxidantes. Rev Cubana Med Milit 2002;31(2):126-33

  16. 1111111111111111111111111111
    11111111111111111111111111111111111111
  17. Sinergia de AbM, Shiitake, Reishi, Maitake, Cola de pavo y Cordyceps

    21111111111111111111111111111
    11111111111111111111111111111111111111

    Los ß-glucanos de los hongos, modificadores naturales de la respuesta biológica (BRM): complemento racional a la inmunoterapia
    La «Micoterapia» posee sus raíces en la medicina tradicional oriental. Durante siglos la Medicina Tradicional China ha recurrido a los hongos para el mantenimiento de la salud y para el tratamiento de varios tipos de patologías. El poder de los hongos ha ido más allá de lo puramente medicinal, siendo incluso considerados como «divinos» tanto en Oriente como en diversos pueblos del norte de Europa y de América latina. En lo que a la cultura oriental se refiere, los hongos también han sido utilizados por las diferentes escuelas de Taoísmo para equilibrar la mente, el espíritu y como tonificador físico.
    Nutricionalmente, los hongos son alimentos altamente ricos y complejos además de poseer una elevada concentración en compuestos bioactivos útiles para el organismo. Su efectividad no resulta extraña si tenemos en cuenta que muchas de las sustancias farmacológicas utilizadas por la medicina convencional derivan de estos organismos. Este es el caso de los antibióticos —la penicilina, aislada a partir de Penicillium notatum o el caso de la Plectasina, una defensina recientemente aislada a partir de Pseudoplectania nigrella que posee una actividad bactericida muy potente—, la ciclosporina (1) —aislada a partir de Tolypocladium inflatum, forma anamorfa de Cordyceps subsessilis—, alguna estatina natural —la lovastatina de Pleurotus ostreatus o la monacolina de Monascus purpureus—, entre otras. Una vez aisladas, estas sustancias fueron sintetizadas en biorreactores favoreciendo una producción a gran escala. Pese al gran esfuerzo de la industria farmacéutica, no ha sido posible reproducir a nivel industrial las fracciones probablemente más importantes de los hongos: la polisacárida y glicoproteica —en particular los ß-glucanos—.
    Los ß-glucanos son polímeros de glucosa unidos mediante enlaces (ß 1-3; ß 1-4; ß 1-6) glucosídicos.

    Estructura de un ß-D-glucano soluble
    Hasta la fecha se han estudiado las propiedades terapéuticas de al menos doscientas setenta especies de hongos, hecho que impulsó el reconocimiento de la nomenclatura «hongo medicinal» comúnmente aceptada en la actualidad (2). Entre los hongos utilizados en terapia podemos diferenciar aquellos comestibles como es el caso de Polyporus umbellatus, Grifola frondosa —Maitake—, Polyporus umbellatus, Lentinula edodes    —Shiitake— y Hericium erinaceus —Melena de léon—. Sin embargo, en el caso de otros hongos, pese a no resultar tóxicos, son altamente leñosos y poco palatables razón por la que su uso era únicamente terapéutico: Ganoderma lucidum —Reishi—, Coriolus versicolor —Cola de pavo— o Cordyceps sinensis.
    En el año 2000, el Instituto de Investigación del Cáncer de Reino Unido realizó un estudio para evaluar la literatura científica que trata la seguridad y efectividad terapéutica de los principales hongos utilizados en Micoterapia en la medicina tradicional y popular, con especial énfasis en los efectos antioncológicos (7). Asimismo, se realizó una revisión de su aplicación terapéutica, evolución histórica, formas de cultivo e importancia en la composición de principios activos además de analizar el efecto interactivo con el propio sistema inmunológico haciendo hincapié en la ausencia de toxicidad y la seguridad clínica. Pese a tratarse de un meta-análisis del cual no se deben sacar conclusiones particulares, nos proporciona una visión de la cantidad de grupos de investigación dedicados a aportar información rigurosa sobre las propiedades terapéuticas de los hongos.
    Para comprender la historia del uso de polisacáridos como inmunomoduladores debemos remontarnos a mediados del siglo pasado, cuando Shear y colaboradores describen una sustancia —entonces denominada «polisacárido de Shear»— capaz de inducir necrosis en los tejidos tumorales (3). El estudio de esta molécula prosiguió a lo largo del tiempo en dos vertientes inicialmente diferentes, que se convergieron posteriormente: una relativa a los polisacáridos extractados de la pared celular de hongos y levaduras, y otra relativa a polisacáridos extractados de hongos superiores en base a la tradición milenaria de consumo de este tipo de alimentos «medicinales» —Maitake, Shiitake, Reishi, Coriolus o Cordyceps—. En Occidente —principalmente en los Estados Unidos— la investigación se focalizó en una mezcla de polisacáridos extraídos a partir de la pared celular de Saccharomyces cerevisiae llamada Zymosan, constituida por mananos, β-glucanos, glucosamina y glicoproteínas. Tal mezcla ha sido estudiada por su efecto modificador de la producción de citoquinas por parte de las células del sistema inmunitario así como de la activación del sistema del complemento.
    En lo que concierne al segundo tipo de estudios, es a partir de la década de los 60 cuando diversos grupos de investigación de Occidente y Oriente comenzaron a estudiar posibles mecanismos de acción que podrían explicar el efecto de los hongos observados durante milenios.
    La primera publicación con gran impacto científico que demuestra los efectos antitumorales del extracto de diversos hongos data de 1969 (4). Es en esta época cuando el grupo de Chihara y colaboradores aislaron a partir de Shiitake (Lentinula edodes)hongo cuyo cultivo precedió al del arroz en Oriente—, un polisacárido hidrosoluble con actividad antitumoral denominado Lentinan (5). A partir de este descubrimiento se llevó a cabo la producción y comercialización de varios agentes polisacáridos a partir de extracto de micelio de Coriolus versicolor (PSK o Krestin) y del medio de cultivo de Schyzophyllum commune (SPG o Schizophyllan). En particular, el PSK se comercializó a modo de medicamento denominado «Krestin», aprobado en Japón y utilizado como adyuvante en la terapia oncológica (6). Hoy en día existen preparados de calidad, estandarizados y cultivados siguiendo un riguroso control ecológico elaborados a base de extracto de Coriolus versicolor (Cola de pavo-HdT), Ganoderma lucidum (Reishi-HdT), Lentinula edodes (Shiitake-HdT), Grifola frondosa (Maitake-HdT), entre otros.
     
    Cola de Pavo —Coriolus Versicolor—y Reishi —Ganoderma lucidum—.
     
    Los polisacáridos son considerados a día de hoy como modificadores de la respuesta biológica (BRM), con potente actividad moduladora sobre el sistema inmunitario —actividad específica sobre la regulación funcional— que favorece la adaptación del organismo en respuesta al estrés ambiental y biológico.
    Estas moléculas actúan a través de la interacción con células del sistema inmunológico innato —monocitos o macrófagos, células dendríticas DC y células presentadoras de antígenos en general (CPAs), Natural Killer (NK), granulocitos— modulándolo. Una distinción importante entre el sistema inmunitario específico e innato reside en los receptores responsables del proceso de reconocimiento inmunitario. La inmunidad específica utiliza receptores somáticamente generados a partir de una exposición previa al antígeno. Por su parte, la inmunidad innata —evolutivamente más antigua— recurre a receptores genéticamente predeterminados denominados «receptores de reconocimiento de patrones (PRRs)» con capacidad de reconocimiento de carbohidratos, lípidos y proteínas no presentes en el organismo humano, pero comunes a un gran número de microorganismos designados «patrones moleculares asociados a patógenos (PAMPs)».
    Pese a que existe una elevada cantidad de literatura científica sobre los β-glucanos, en numerosas ocasiones esta literatura resulta poco fiable o contradictoria. No obstante, a día de hoy se conoce que el efecto inmunomodulador depende de la dimensión, de la complejidad estructural —ramificaciones, estructura terciaria— y de las características fisicoquímicas. Cuanto mayor y más compleja sea la estructura de la molécula, más potente resulta el efecto ejercido sobre el sistema inmunitario.
    Los polisacáridos de hongos superiores poseen un poder terapéutico especialmente elevado sobre el sistema inmunitario debido a su complejidad y variabilidad estructural, así como por sus elevadas dimensiones (12).
    El mecanismo de acción es el siguiente: los β-glucanos, debido a su particular estructura actúan como ligandos de receptores PRR —receptores de reconocimiento de patrones— presentes en la superficie celular de componentes celulares del sistema inmune innato —granulocitos, monocitos, macrófagos, células dendríticas, CPA en general— activándolas. Entre los receptores con esta capacidad se encuentran los CR3 —receptor 3 del complemento—, receptores Toll-like (TLR) —en concreto TLR2—, Dectin-1, receptores scavenger de clase A y lactosilcermiada, entre otros. A menudo la interacción del β-glucano involucra a más de un receptor al mismo tiempo. La interacción más estudiada resulta la de los β-glucanos con CR3 receptor del complemento, conocido como Mac-1 o CD11/CD18.  Entre sus principales funciones se encuentra la mediación de la diapédesis de los fagocitos y de las células NK en el proceso inflamatorio, la activación del proceso de fagocitosis en respuesta a microorganismos o la formación de inmunocomplejos (13).
    En 1987 se constató que la fagocitosis y la desgranulación CR3-dependiente en respuesta a microorganismos opsonizados con iC3b requiere la unión de CR3 en dos sitios diferentes: uno para iC3b en N-terminal y otro para β-glucanos en C-terminal (sitio lectínico).
    El complemento posee dos mecanismos de acción contra invasores o células no propias. El complejo de ataque a la membrana (MAC) que conduce a la muerte celular y pérdida de integridad (generalmente bacterias-G) y la opsonización de las células diana por iC2b y anticuerpos que estimulan el proceso de fagocitosis y desgranulación. Los β-glucanos activan esta serie de mecanismos destructores no únicamente frente a microorganismos, sino también frente a células tumorales del propio organismo que resultan opsonizadas (14).
     
    Publicaciones científicas recientes demostraron que la ingesta oral del extracto fúngico rico en β-glucanos favorece el efecto terapéutico de AnMo —anticuerpos monoclonale— utilizados cada vez más en oncología.
    Los primeros estudios en ratones evidenciaron el aumento de anticuerpos frente a células tumorales tras la administración oral de extractos fúngicos ricos en  β-glucanos a través de la vía de activación del complemento además del efecto sinérgico en caso de administración contemporánea.
    La inactivación del CR3 debilita la acción de los β-glucanos. Asimismo, este estudio, puso de manifiesto que la acción tumoricida ejercida por CR3-β-glucanos depende del depósito de iC3b sobre las células neoplásicas; este enlace las convierte en reconocibles —lo que supone un mecanismo de marcaje de células transformadas— quedando estas como un blanco fácilmente accesible para las células del sistema inmune con acción citotóxica.
    Los estudios sobre modelos animales también demuestran que el tratamiento combinado de anticuerpos monoclonales, AbMo, junto con extractos fúngicos resulta en un mayor poder tumoricida que el tratamiento simple a base de AbMo o los β-glucanos empleados de forma exclusiva (16).
    La acción de los β-glucanos es independiente tanto del antígeno —GD2, GD3, CD20, HER2—, del tipo de tumor —neuroblastoma, linfoma, cáncer de mama— como de la localización del tumor —local o sistémica—. El efecto está correlacionado a la dimensión y a la complejidad de la estructura del propio β-glucano (16).
    Los β-glucanos, tras unirse a CR3, potencian el sistema de defensa del propio sistema inmunitario activando el sistema del complemento y la función de las células fagocíticas y NK. Además, poseen un papel clave en la activación del proceso de citotoxicidad inducida por la opsonización con iC3b o anticuerpos —monoclonales y naturales— CR3-dependiente. Por lo tanto, la activación inmune no promueve hiperreacción inmunológica; sin embargo sí alerta y activa el componente celular del sistema en respuesta a un estímulo. Partiendo del hecho de que la variabilidad y complejidad son fundamentales para promover una respuesta adecuada y efectiva, cuanto mayor sea la variabilidad de los polisacáridos utilizados mayor será la eficacia de la acción.
    Por esta razón las mezclas compuestas por varios extractos obtenidos de más hongos «medicinales» serán, en este contexto, más eficaces que los extractos de hongos monoespecíficos.
    Teniendo en cuenta la eficacia y perfil de toxicidad reducida de tratamiento con estos polisacáridos se justifica un uso racional de β-glucanos derivados de hongos como complemento a la inmunoterapia con AcMo en oncología.
     
    Doctora Stefania Cazzavillan
    Bióloga especializada en genética

  18. 1111111111111111111111111111
    11111111111111111111111111111111111111
  19. La acción de Cordyceps y Reishi en los niveles de testosterona y cortisol

    21111111111111111111111111111
    11111111111111111111111111111111111111

    Paola Rossi (a), Elisa Altobelli (b), Daniela Buonocore (a), Fulvio Marzatico (a), Elena Savino (b) 
    (a) Universidad de Pavia, Departamento de Biología y Biotecnología «L. Spallanzani», paola.rossi@unipv.it
    (b) Universidad de Pavia, Departamento de Ciencias de la Tierra y del Medio Ambiente, elena.savino@unipv.it

    En este estudio se describen los efectos sobre los niveles de testosterona y cortisol salivar tras la toma, durante 4 meses, de dos complementos alimenticios a base de extracto de hongos por parte de un grupo de ciclistas que participan en maratones. Dichos complementos contienen extractos hidroalcólicos, uno de Ganoderma lucidum (Curtis) P. Karst., comúnmente conocido por su denominación japonesa «Reishi» y definido como el «hongo de la inmortalidad» por su acción polivalente en el organismo humano; el otro de Cordyceps sinensis (Berk.) Sacc., renombrado en 2007 como Ophiocordyceps sinensis (Berk.) G.H. Sung, J.M. Sung, Hywel-Jones y Spatafora, un ascomiceto con efecto tonificante que crece solo en las altas montañas del Himalaya. Estas dos especies se mencionan, junto con Polyporus umbellatus (Pers.) Fr. E Poria cocos F.A. Wolf, en uno de los tratados fundamentales de la medicina tradicional china («Shen Nung Pen ts’ao ching») donde las plantas medicinales se subdividen en tres clases, de las cuales la primera, considerada la mejor, comprende hierbas de acción tonificante en el organismo, llamadas «las hierbas del emperador». La utilización sinérgica de los dos complementos en los atletas adultos se basa en el hecho de que los dos hongos presentan una actividad complementaria: Cordyceps sinensis, con un importante efecto estimulante, es comúnmente el hongo de los deportistas, mientras que Ganoderma lucidum posee una acción protectora sobre la actividad cardiovascular (Cazzavillan, 2011). La testosterona es una hormona esteroide que pertenece al grupo de los andrógenos clasificable como una hormona virilizante y con efectos anabólicos. Estos efectos incluyen un aumento de masa y fuerza muscular, un incremento de la densidad ósea y una estimulación del desarrollo óseo. El cortisol es una hormona esteroide perteneciente a la familia de los glucocorticoides. El cortisol es secretado por la corteza suprarrenal a través del eje de la corteza suprarrenal hipotalámica-pituitaria (eje HPA) y aumenta en respuesta a los factores de estrés, como por ejemplo, el ejercicio físico intenso. El cortisol se considera la principal hormona de efecto catabólico; en efecto, reduce la síntesis de proteínas, aumenta la degradación proteica e inhibe la respuesta inmunitaria. El informe de testosterona/cortisol se considera un índice de la actividad anabólica del organismo: una disminución de este indica una tendencia hacia el catabolismo, mientras que un aumento expresa una tendencia hacia el anabolismo. Una cierta disminución en el informe de T/C en las fases de incremento de las cargas de trabajo es un índice de entrenamiento adecuado y eficaz. Sin embargo, una disminución en el informe T/C superior al 30% con respecto a los valores iniciales se considera un índice de riesgo de overtraining o sobreentrenamiento del altleta (Meeusen et al., 2004). El término overtraining define una situación de desequilibrio entre el estrés derivado de las cargas de trabajo mantenidas en el entrenamiento o en la competición y la capacidad de recuperación del atleta. Se puede considerar que un atleta incapaz de recuperarse completamente en 72 horas tras el entrenamiento físico máximo padece el síndrome de overtraining (Kenta y Hassmane, 1988). El overtraining es un fenómeno que afecta al 65% de los atletas en el ápice de su carrera profesional (Sassi, 1998; McKenzie, 1999).

    figura1_testosterona

    FIGURA 1: NIVELES DE TESTOSTERONA ANTES (PRE-CARRERA) Y DESPUÉS DE LAS CARRERAS (POS-CARRERA) TRAS UN MES DE PLACEBO (CARRERA y entrenamiento prolongado) Y TRAS LOS COMPLEMENTOS ALIMENTICIOS A BASE DE EXTRACTO DE HONGOS DURANTE UN MES (CARRERA 2) Y DURANTE TRES MESES (CARRERA 3)
    El histograma muestra el efecto de la suplementación de los hongos sobre los niveles de testosterona salivar. La suplementación durante tres meses de Cordyceps y Reishi aumenta los valores de testosterona antes de la carrera en un 86,5% (tras un mes de suplementación, test-T P<0,002) y tras la carrera en un 249,5% (tras tres meses de suplementación del test-T NS) con respecto a las condiciones de placebo iniciales. Además, mientras que con placebo, los valores de testosterona bajan tras el ejercicio físico intenso, durante la suplementación fúngica se produce un aumento de la concentración de testosterona salivar (valores pos-carrera sobre pre-carrera) en un 28% tras un mes de suplementación y en un 30% tras tres meses. En la condición final se puede apreciar que, tras un mes con placebo, se regresa a las condiciones iniciales, con un valor de testosterona pre-carrera más alto con respecto al de pos-carrera. Sin embargo, los valores de testosterona pre-carrera todavía se mantienen estadísticamente superiores con respecto a los valores del placebo inicial (test-T P<0,03).

    El aumento gradual del efecto de la suplementación fúngica (carrera 3 vs carrera 2) evidencia la necesidad de prolongar la suplementación al menos tres meses.

    figura2_testosterona

    FIGURA 2: NIVELES DE CORTISOL ANTES (PRE-CARRERA) Y DESPUÉS DE LA CARRERA (POS-CARRERA) TRAS UN MES DE PLACEBO (CARRERA 1 y entrenamiento prolongado) Y TRAS COMPLEMENTOS ALIMENTICIOS A BASE DE EXTRACTOS DE HONGOS DURANTE UN MES (CARRERA 2) Y DURANTE TRES MESES (CARRERA 3)

    El histograma muestra el efecto sobre los niveles de cortisol salivar de la suplementación fúngica. La suplementación durante cuatro meses con Cordyceps y Reishi determina una tendencia a la disminución del cortisol salivar antes de la carrera en un 21.1% y tras la carrera en un 77,1%, aunque la variabilidad de los datos no permiten evidenciar una diferencia estadísticamente significativa a las condiciones del placebo inicial.
    Tras un mes de suplementación fúngica, mientras se percibe un descenso en un 62.1% de cortisol salivar pre-carrera (test-T P<0,03) el nivel de cortisol pos-carrera aumentó en un 29,6% (test-T NS). Resulta significativo (test-T P<0,04) el descenso pos-carrera de los valores tras un mes con respecto a los tres meses de suplementación fúngica.
    En las condiciones finales de placebo no se muestra ningún cambio estadísticamente significativo de los niveles de cortisol salivar pre y pos-carrera. En analogía con lo visto con la testosterona, aunque en este caso, mientras con placebo el valor de cortisol salivar aumenta en un 33% en la pos-carrera con respecto a la pre-carrera, tras tres meses de suplementación fúngica los valores de cortisol salivar no muestran ningún aumento significativo.

    giuras3y4

    FIRURAS 3 y 4: PRE/POS-CARRERA: INFORME DE TESTOSTERONA/CORTISOL TRAS UN MES DE PLACEBO (CARRERA1 y entrenamiento prolongado) Y TRAS LOS COMPLEMENTOS ALIMENTICIOS A BASE DE EXTRACTO DE HONGOS DURANTE UN MES (CARRERA2) y DURANTE 3 MESES (CARRERA 3)

    Se midió el informe de testosterona y cortisol (T:C) como indicador del nivel de estrés en el ejercicio físico. El histograma muestra el efecto en el informe de testosterona/cortisol (T/C) salivar de la suplementación fúngica en las condiciones pre-carrera. Tras tres meses de complementos fúngicos, los ciclistas mostraron una respuesta adaptada a las condiciones de pre-carrera que sí se expresa con un aumento en el informe de T/C (test-T P<0,03). Este dato, como se mostró anteriormente, refleja el aumento de los niveles de testosterona (+86,5%) y el descenso de los niveles de cortisol (-21,1%). Tras el primer mes de la interrupción fúngica (entrenamiento prolongado con placebo final) el informe de T/C permanece elevado (test-T P<0,04 placebo final/placebo inicial). El histograma muestra el efecto sobre el informe de testosterona/cortisol (T/C) salivar de la suplementación fúngica en las condiciones pos-carrera. Tras tres meses de suplementos fúngicos, los ciclistas mostraron una respuesta adaptativa a la sobrecarga consiguiente al ejercicio físico que sí se expresa con un aumento en el informe T/C. Este dato, como se ha visto anteriormente, refleja un aumento de los niveles de testosterona (+249,5%) y un descenso de los niveles de cortisol (-77,1%).
    A diferencia de lo surgido en las condiciones pre-carrera, tras un mes de la interrupción de la suplementación fúngica (entrenamiento con placebo final) el informe de T/C tiende a disminuir y no muestra ninguna diferencia significativa con respecto al placebo inicial. Todas las substancias químicas, los disolventes y los kit para los ensayos de Elisa utilizados en este estudio han sido proporcionadas por DiaMetra, 20090 Segrate-Milano Italy.

    • Sujetos

    Todos los procesos utilizados en este estudio han sido aprobados por el Comité de Ética de la Universidad de Pavia. Cada sujeto reclutado para el estudio ha estado plenamente informado de las directrices de la WMA Declaration of Helsinki-(18th WMA General Assembly, Helsinki, 1964). Los sujetos son seis ciclistas de sexo masculino (de edades comprendidas entre los 35 y los 40 años) miembros de una sociedad de ciclistas no profesionales. A los atletas se les ha realizado un seguimiento y una monitorización durante la temporada del maratón Gran Fondo de 2011. Las muestras de saliva se han recogido en cuatro periodos diferentes: febrero de 2011 (carrera 1 de Laigueglia, con placebo); marzo de 2011 (carrera 2 de Franciacorta, tras un mes de suplementación fúngica); junio de 2011 (carrera 3 de Aprica tras tres meses de suplementación fúngica); julio de 2011 (entrenamiento prolongado, con placebo).

    • POSOLOGÍA: (3 cápsulas de C.sinensis + 2 cápsulas de G.lucidum) /día

    Cordyceps sinensis

    Ingredientes por cápsula: 445 mg de extracto entero estandarizado de cuerpos fructíferos en polvo libre de maltodextrina;
    Información nutricional: valores energéticos por cápsula 0,12 Kcal; 33,2% polisacáridos de los cuales, 7,8% β-glucanos; 25,3% proteínas; 18,3% manitol; 3,6% grasa; 0,45% adenosina.
    Ganoderma lucidum

    Ingredientes por cápsula: 390 mg de extracto puro vegetal; 3,9 mg de dióxido de silicio; 0,5 mg de cápsula vegetal HPMC. Información nutricional: valores energéticos por cápsula 0,12 Kcal; 33% de polisacáridos de los cuales un 24,6% β-glucanos; 23% proteínas; 2,1% grasa; 1,5% triterpenos.

    • Recolección y tratamiento de las muestras de saliva

    Las muestras de saliva se recogieron inmediatamente antes e inmediatamente después de la competición. Se instruyó a los sujetos a depositar la saliva en un contenedor (salivette,-DiaMetra Italia). La saliva estaba congelada a -20⁰C y se mantuvo a esta temperatura hasta llegar al laboratorio. Las muestras se centrifugaron durante 15 minutos a 655 xg, para eliminar todos los residuos de los alimentos o posibles contaminantes. El sobrenadante recuperado se analizó sucesivamente como sigue.

    • Cuantificación de cortisol y testosterona en la saliva mediante el método inmunoenzimático directo:

    Las determinaciones cuantitativas de cortisol (Arakawa et al., 1979) y de testosterona (Joshi et al., 1979) en saliva se han efectuado mediante los métodos competitivos inmunoenzimáticos colorimétricos ELISA. La mayor parte del cortisol en la saliva no está vinculado a ningún componente y pasa en la saliva como ultra filtrado de la sangre. La hormona de interés presente en la saliva compite con hormonas vinculadas a la peroxidasa de rábano picante para la vinculación de anticuerpos anti-cortisol o anti-testosterona presentes en la microplaca. Tras esperar el tiempo necesario para que se completase la reacción enzimática con el desarrollo de colores, esta se detiene y se mide la absorbancia a una λ de 450nm. La intensidad de la coloración es inversamente relacionada con la concentración de cortisol o testosterona en las muestras del análisis. La concentración de cortisol o testosterona se calcula en relación a una curva estándar de referencia.
    Los datos se presentan como promedios y errores típicos de la media (SEM). Test-T. * P<0,05; **P<0,02.

    • CONCLUSIONES

    La variabilidad de los datos basales de testosterona y cortisol salivar en los diversos sujetos requieren una mayor investigación con el fin de poner de manifiesto todos los datos desde el punto de vista estadístico. El estudio evidencia que son necesarios al menos 3 meses de suplementación fúngica de las dosis indicadas. En las condiciones de placebo inicial, el informe de testosterona y cortisol pos-carrera en relación con las condiciones pre-carrera desciende en un 41,6%; tras la suplementación de 3 meses con Cordycpes y Reishi no se percibe ninguna modificación en tal informe, evidenciando que el ejercicio físico intenso es «seguro» ante la esperada variación anabólica/catabólica de las dos hormonas usadas como biomarcadores. Después de un mes de la suspensión de la suplementación fúngica, el informe de T/C pre-carrera se mantiene elevado y significativamente diferente por parte del placebo inicial, mientras que el informe de T/C pos-carrera tiende a regresar a los valores iniciales, no protegiendo más al atleta del estrés impuesto por el ejercicio físico.

    En conclusión, la complementación con Cordyceps sinensis y Ganoderma lucidum es capaz de modular y reducir el síndrome de sobreentrenamiento (overtraining syndrome, OTS).

    En conclusión, el análisis de los datos obtenidos en esta tesis induce a plantear la hipótesis de que la suplementación realizada en nuestro estudio podría tener una cierta importancia en las carreras en etapas, donde resulta esencial una correcta programación del tiempo de recuperación. A continuación, procederemos a analizar los parámetros antiinflamatorios, necesarios para comprender el papel de los dos hongos en el sistema inmunitario, que serán materia de proseguimiento en los estudios del futuro.

    Agradecemos a Freeland Srl Nutraceutica Immunonutrizione por el apoyo proporcionado a lo largo de la investigación.